Saturday, March 04, 2006

The Marriage of Figaro


La opera para algunos, es el sagrado lugar para las relaciones publicas de gente civilizada, y para otros, un lugar de distención, goce y profundo bienestar, que la cotidianidad no es capaz de proveer.
La compania es algo fundamental, pero qué hacer cuando uno esta acompanado por otro solo por compromiso, sin sentirse cómodo efectivamente, sin descubrir en el otro la continuidad de sus pensamientos, la compresion mutua y una agradable conversacion . La pregunta lógica, es por qué uno se encuentra acompañado por otro ser desagradable o en peor de los casos indiferente.
“Ahh, benditos compromises sociales, -penso conde Dishkant-, hubiese preferido ir solo, y disfrutar conmigo mismo del ballet, pero no, el compromiso …… A quien le importa, lo que yo visto, escucho, ingiero..... Otro, de todas forma, es un ente envidioso, miserable, atento a ser aceptado y de alcanzar una posición lo suficientemente alta para despreciar a otros pobres diablos, quienes hasta los últimos momentos de su existencia, se humillarán, para seguir formando parte del circulo distinguido. Verdaderamente necesito de otro?” - pensó por un segundo Conde Dishkant, mientras que se acomodaba en el amplio asiento de peaurteur.
En los dos segundos que tardó en encontrar la posición justa conde Dishkant, echó una mirada general, sobre el público presente. El lugar estaba efectivamente lleno, y la multitud no era para nada homogenea. Inclusive a simple vista se podria distinguir varias categorias de personajes que de distinta forma llamaban la atención.
El peaurteur era bastante amplio, asi que el conde se tomó su tiempo para observar a los más cercanos a él. Los personajes, que lejos de formar parte de la obra de Figaro, actuaban en sus contidianos papeles. Algunos se empeñaban en actuar de forma natural, y a otros simplemente no les salia, la actuación no era su fuerte, y entre la actitud cómica y cínica, procuraban llamar la atención de sus colegas y conocidos mas distinguidos.
“Simplemente adorable!!!!!”, -penso conde-, pague por a ver a Figaro y me encuentro precensiando un espectáculo más que interesante. Inclusive, no tengo que pensar si los personajes han salido o no de la realidad, simplemente estan ahi, viviendo su cotidianidad, o lo que ellos llamarian, sus compromismos sociales”.
En el aire se sintió un fuerte aroma dulzón y efectivamente al lado de conde se sentó una señora de unos 60 largos. De ancho marco marrón sus anteojos, ella lentamente se acomodó en el asiento y sacó el panuelo de su cartera. Distinguida dama, ni por un segundo pensó que el marrón de su vestido era poco apropiado para el espactáculo nocturno. Atenta al inicio de la obra ella giró su cabeza y con voz baja se dirigió a su amiga, una señora de unos 50 años, muy alta y extremadamente delgada. Era tan flaca que la ropa le iba bastante floja, y el verde de su sweater atria la atencion de los demas, a tal punto, que se podian escuchar sarcásticos comentarios de las mujeres más jóvenes, que no se perdian las últimas novedades de las más populares boutiques de Paris y Venecia.
“Me voy a sentar en el balcón, ya esta por empezar la obra,- comentó, la señora cinquentona-, te veo al teminar el primer acto. Me encantaria estar al lado tuyo, pero sabrás comprender mi situación”, continuo con la mirada atromentada.
“No te preocupes”, le respondió la mujer de marrón, “lo que cuenta es la obra, el lugar desde donde la mires es intrascendente”...
Estas palabras sacaron una imperceptible sonrisa para los demas de conde Dishkant, él cedería gustoso el lugar donde se encontraba sentado y lo intercambiaria con aquella mujer, pero justo en el momento, aparecieron dos personas en busca de sus lugares y la acompañante del conde Dishkant recién había llegado llena de emociones y se dirigió para saludarlo.
Cuando la trivial discusión sobre donde y quien debia disponerse llego a su fin, la dama de sweater verde ya no se encontraba, y las luces se apagaron. Habia empezado la obra.....
“No sabes cuando temina de bailar, ese gay?” Se escucho atras una ronca voz.
“No sé, pero como es posible que un tipo de 1 metro 90 inteprete el papel de Marcelina, es tan rediculo. Me parece que termina dentro de media hora”, respondio una voz feminina.
Lord Dishkant, inclinó disimuladamente la cabeza, para identificar a las personas que habian hecho “tan” sabios comentrios. Los personajes resultaron bastante toscos y poco cultos en su forma de hablar, pero lo que más molestaba era su alto tono de voz que profundamente exasperaba a las personas que más cercanamente se encontraban sentados, o por lo menos es lo que supuso juzgando por su propia ira. La conversacion continuo por 10 minutos más, en cierta forma no vale la pena reproducirla, y al transcurrir mismos, la exótica pareja definitivamente se calló. Pero la paz quedo perturbada, otra vez, por los gritos iracundos de una senora más que corpulenta que con todas la rapidez de dirigia a la salida, porque el auto la paso a buscar...............
“Que espléndida actuación, el personaje de Bertalo es más que exquisito”, le comento Conde a su acompanante, una mujer de unos 30 años, vestida a la moda, de pelo castano de 1 metro 75, con alta afliccion por la compra de los zapatos, y de concurrir con sus amigas a las fiestas nocturnas con gente de alta sociedad de la que formaba parte, o como ahora mejor se conoce: la nueva elite. Ella era la hija de un amigo de Conde, un influyente político del pais, quien iba a concurrir con ellos al espectáculo, pero por la necesidad de atender los asuntos más urgentes como ir a una fiesta en las afueras de la ciudad lo distrajo de sus compromisos.
Haciendo indiferente movimiento de afirmacion con la cabeza, ella bostezo un poco y le sonrio ironicamente.
Por que estoy con ella? Otra vez se pregunto conde Dishkant, pero al instante recordo las nutridas palabras de Wilde “Real beauty, ends where an intellectual expression begins. Intellect is in itself a mode of exaggeration, and destroys the harmony of any face”. Hasta que punto podria estar de acuerdo con ellas?
La miro atentamente y vio en aquella bella criatura a un tierno angel ajeno a sus preocupaciones, despreocupada por las cuestiones existenciales, dispuesta a complacerlo en todos los vicios, sin temor de mirar a los ojos y decir te quiero para hacer sentir mejor otro y no sentir lo mismo.
“La superficilidad es algo detestable y admirable”, penso conde Dishkant. Pero seria yo quien soy yo ahora, sin antes haber interactuado con esos individuos dispuestos a compartir sus experiencias, sus vicios y sus visiones de vida?El conde Dishkant , acomodó sutilmente su corbata, acaricio la mano de su acompañante, y la beso tiernamente.
“Sabe, Ud es simplemente maravillosa, no deja de sorprenderme”, dijo en voz abaja. Ella lo miro sorprendida, y continuo mirando la obra. El telón bajo anunciando el fin del primer acto.
Ahora se podia ver bien, y escuchar aún mejor a esos personajes de la más grotezca obra. Mientras que su acompanante se retiró con la clásica excusa de retocarse un poco el maquillaje, el Conde, miró alrededor y sentó su mirada, sobre una joven y bella mujer, vestida con la última moda de Chanel que caminaba rapidamente desde el lugar de su asiento hasta donde él se encontraba. Por supuesto, no era él su objeto de interes, sino un hombre de tes tostada y con arito de brillante más que notorio, vestido, con un amplio sweater baige de hilo y pantalones negros de vestir.
“Su obra es maravillosa!!! Yo, yo,” -tartamudeando, un poco, proseguio-, “yo soy la admiradora de su obra”.Él la tomo de la mano y le pregunto su nombre.
“Soy Sofía Vladimeronva,” - temblando le estiró la mano para saludarlo, él la acercó y le dio un beso en la mejilla, dejándola atonita..“Una bella flor para una encantadora dama!” - se dirigió seductoramente a ella, sacando una rosa blanca de un enorme bouquet que tenia en sus manos.
“Muy encantado de conocerla, ahora si me disculpa, tengo que saludar a los demas aqui presentes”, rápidamente se alejó.
La mujer quedó sola, parada en el pasillo, sus ojos se llenaron de lágrimas, ya sea por la exitacion, ya sea por la sensacion de quedar sola parada en el amplio pasillo, fuera la que fuera la razón, la escena era imperdible...
“Esta por comenzar el segundo acto”, una dulce voz se dirigió a conde Dishkant. Era su acompañante, tan bella como siempre.“Si, supongo que si”, murmuro conde Dishkant mientras que recorría con la mirada el peaurteur en busca de aquella joven mujer con la rosa blanca, pero ella habia desaparecido. Habia mucha gente ruidosa y el timbre anuncio el inicio del segundo acto.
El engaño!! Qué sutil forma de dar esperanzas a algo que ya esta terminado!!!!! Qué queda despues del engaño? La sensación de inutilidad, profunda decepción y al fin, la rendición. Pero acaso el engaño siempre es malo? En la obra, Figaro, su amada Susanna y la condesa, le pusieron una trampa al conde Almaviva, para que dé su concentimiento para que finalmente se pueda llegar a celebrar la boda entre Figaro y Susanna. El engaño se logro a la perfecccion y la pareja se casó felizmente...
“Qué tan seguido un engaño logra el mismo resultado”, pensó conde Dishkant, viendo a la feliz pareja bailando de alegria. Miró a su derecha y encontró aquella criatura de belleza incalculable que vivia un engaño con él, y estaba profundamente conforme con ello.
“Un compromiso social”, comento en voz alta conde Dishkant, cuando se levantaba para aplaudir por la maravilla actuacion de los actores, la puesta en escena de los directores y desempeño de la orquesta.
¿De qué me sirve mirarte a los ojos y no descubrir nada, de qué me sirve observarte vestida con maravillosa ropa y sentir el profundo vacío que me transmitís.? ¿De qué me sirve verte como una persona civilizada si desconces los minimos standartes de la cultura universal, de qué me sirve otro, si yo soy tan distinto y reniego de ese otro.?
Gracias “otro” por no dejarme ser tu!

8 Comments:

At 2:12 PM, Blogger Retroalimentacion Negativa said...

a ver como funciona eso, explorando un espacio desconocido

 
At 6:42 PM, Blogger Aspasia said...

Hola hermosa...
lamneto no haber estado ahi en ese zoo humano, contigo.
Celebro q te decidieras a escribir un blog... tenes mucho para contar...
Saludos al Conde y a sus sutiles ironias

 
At 7:31 AM, Anonymous Anonymous said...

Hola Cariñito, te extraño y volve prontito!!!
Sos una genia y segui escribieno...sumamente impactado por tu creatividad.
Te quiero mucho!!! Y nos estamos viendo...
diego.-

 
At 7:35 AM, Anonymous Anonymous said...

Here are some links that I believe will be interested

 
At 12:27 AM, Anonymous Anonymous said...

Here are some links that I believe will be interested

 
At 2:38 AM, Anonymous Anonymous said...

Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
»

 
At 7:08 PM, Anonymous Marce said...

Me sorprende como una autora puede describir si caer en exageraciones desmedidas o falta de detalles lo que parece (y de hecho lo es)una fantasía masculina al estilo Jame Bond.

 
At 1:33 PM, Anonymous Anonymous said...

Really amazing! Useful information. All the best.
»

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home